28 enero 2017

EL IMPERIO ROMANO

El sueño de los romanos era controlar todo el mar Mediterráneo, pero tenían como rivales a los cartagineses, que se habían instalado en la Península. El enfrentamiento entre romanos y cartagineses desencadenó, como ya sabemos, las Guerras Púnicas. Así, en el año 218 a.C. los romanos desembarcaron en Ampurias, y en poco tiempo vencieron al ejército cartaginés. Después, decidieron ocupar el territorio peninsular, atraídos por sus recursos naturales (sobre todo los metales). Pero no creas que la conquista de la Península Ibérica fue rápida. Duró más de 200 años, pues aunque los romanos ocuparon con facilidad la costa mediterránea (zonas que tradicionalmente habían mantenido relación con los pueblos colonizadores), los pueblos que habitaban en el norte, el oeste y el interior peninsular ofrecieron una fuerte resistencia. 


Pese a todo, hacia el año 19 a.C., el emperador Augusto venció a los pueblos del norte, concluyendo así la conquista romana de Hispania.

(Augusto, fundador del Imperio Romano)

Pero, ¿cómo se organizó Hispania?

Una vez conquistada Hispania, los romanos la incorporaron al imperio romano y organizaron el territorio para controlarlo mejor. Primero, dividieron Hispania en provincias, y al frente de cada una pusieron un gobernador. El número de provincias fue aumentando con el paso del tiempo, y en el siglo III d.C. se habían creado cinco provincias: Bética, Lusitania, Tarraconense, Gallaecia y Cartaginense.


Los romanos instituyeron en todo el territorio las leyes del imperio romano, muchas de las cuales han llegado hasta nuestros días. De hecho, el derecho romano es la base de muchas leyes que tenemos en la actualidad. Los romanos también implantaron el latín, lengua que sustituyó a las lenguas que se hablaban en la Península antes de la conquista romana, excepto el euskera (que es una lengua prerromana).

La sociedad hispanorromana estaba organizada en personas libres y esclavos. Entre las personas libres había hombres y mujeres muy ricos (grandes comerciantes, propietarios de extensas tierras y familias que procedían de Roma) y otros más humildes (artesanos, pequeños comerciantes y propietarios agrícolas). Las personas libres podían participar en el gobierno, votar en las elecciones y ser propietarios de tierras. Los esclavos, por el contrario, carecían de derechos y eran propiedad de otra persona y trabajaban en el campo, en el servicio doméstico, en las minas o como gladiadores en el circo. Las mujeres podían ser libres o esclavas, pero no tenían los mismos derechos que los hombres. En el imperio romano algunos esclavos lograron conseguir la libertad. A estas personas se les llamaba libertos. 

Un aspecto muy importante de los romanos era su gran ejército, el cual estaba formado por legiones (agrupaciones de unos 5.000 soldados, dirigidas por un general).

Otro aspecto que fue cambiando conforme pasaban los años fue la religión. Así, al principio de la conquista, la mayor parte de la población hispana adoraba a los dioses romanos. Era, pues, una religión politeísta. Los dioses más venerados eran Júpiter, Minerva o Juno. En honor a sus dioses, los romanos construyeron templos y se ofrecieron sacrificios de animales. Los romanos eran muy supersticiosos, y antes de tomar una decisión consultaban la voluntad de los dioses, expresada por medio de los oráculos.

¿Y que hay del arte romano?

Los romanos eran excelentes constructores y realizaron numerosos edificios y obras públicas en las ciudades. Para ello contaban con dos nuevos materiales: el cemento y el hormigón (que es una mezcla de piedras, cemento y arena). Entre las construcciones que realizaron los romanos en las ciudades podemos destacar los templos (para rendir culto a sus dioses), las basílicas (para los intercambios comerciales y los juicios), los anfiteatros, teatros y circos (para los espectáculos), o las termas (para los baños). 

(Coliseo)

(Foro Romano)
(Foro Romano)
(Panteón de Agripa)
También realizaron acueductos (para transportar el agua hasta las ciudades), calzadas y puentes. Uno de los acueductos romanos más importantes del mundo es el de Segovia.


En España encontramos teatros romanos tan importantes como el de Mérida.


Para decorar los suelos y las paredes de muchos de estos edificios, los romanos realizaban pinturas o elaboraban mosaicos a base de pequeños cristales y piedras de colores, llamadas teselas.


La capital del imperio romano fue Roma, que es la capital de la actual Italia. En los próximos días os dejaremos un par de entradas sobre esta maravillosa ciudad, la cual hemos visitado virtualmente vía Google Earth.

Mientras tanto, colgamos un vídeos acerca de Roma y el grandioso imperio que levantaron alrededor del Mediterráneo.


26 enero 2017

LA ATENAS DE PERICLES

Pericles fue un importante político que vivió en Atenas entre el 495 y el 429 a. C.



Promocionó como nadie hasta entonces las artes y la literatura, y comenzó un proyecto muy ambicioso que se concretó con la construcción de la Acrópolis de Atenas. Como ya hemos estudiado, la acrópolis es la ciudad alta, y es una zona que se encuentra presente en la mayoría de las ciudades griegas. Cumplía una doble misión: defensiva y como sede de los principales lugares de culto.


Centrándonos en la acrópolis de Atenas, esta se encuentra en una cima a 156 metros sobre el nivel del mar, y alberga en su interior una gran cantidad de templos y edificios importantes. Algunos de ellos son:


El PARTENÓN, que es un importantísimo templo construido entre los años 447 y 432 a. C., bajo el mandato de Pericles. 


Tiene unos 70 metros de largo y sus columnas tienen casi 10,5 metros de altura. Está construido en mármol blanco, y está dedicado a la diosa Atenea, a la que los atenienses consideraban su protectora. La mayor parte de la decoración escultórica original del Partenón (frontón, frisos) se encuentra en el Museo Británico (Londres).

El ERECTEION, que es un templo erigido en el lado norte de la Acrópolis en honor a los dioses Atenea y Poseidón y al rey Erecteo. Es de estilo jónico y su construcción se inició en el 421 a. C., finalizándose el 406 a. C. 

Consta de tres pórticos, y el situado al sur es famoso por la tribuna de las Cariátides, que son figuras de mujer de 2,3 metros de altura. 

Cinco de ellas 54 se conservan en el museo de la Acrópolis, y la restante está en el Museo Británico de Londres.

Como puedes imaginar, la construcción de la Acrópolis contribuyó a embellecer notablemente la ciudad, a la vez que proporcionó un empleo a una gran cantidad de ciudadanos.


Os dejamos a continuación un par de vídeos, en los que podréis comprender un poco mejor cómo está estructurada la acrópolis de Atenas y cuáles son los principales edificios que la componen, al tiempo que os proporcionarán una visión detallada del desarrollo de la arquitectura y de las artes en Atenas durante la época de Pericles.





¡Esperamos que os gusten!

25 enero 2017

LOS PUEBLOS COLONIZADORES: FENICIOS, GRIEGOS Y CARTAGINESES

Estos días estamos estudiando en clase de Sociales los principales pueblos colonizadores que se establecieron en la Península Ibérica: los fenicios, los griegos y los cartagineses. 


Los FENICIOS llegaron a la Península hacia el siglo VII a.C., atraídos por su riqueza en minerales (oro y plata). Procedían de Asia y eran hábiles navegantes y excelentes comerciantes. Se instalaron en la costa andaluza, donde fundaron colonias como Gadir (Cádiz), Sexi (Almuñécar), Malaka (Málaga) y Abdera (Adra). Desde ellas comerciaban con los pueblos iberos. 


Si quieres saber más sobre este fantástico pueblo, puedes echar un vistazo al siguiente vídeo:

(Fenicios, mercaderes y navegantes. 52:04)

Hacia el siglo III a.C., los CARTAGINESES (procedentes de África) se instalaron en las islas Baleares y en el sureste de la Península, donde fundaron colonias como Ebyssos (Ibiza) y Cartago Nova (Cartagena). Su colonización tuvo un carácter militar. Los cartagineses y los romanos (principales potencias del Mediterráneo en esa época), fueron los protagonistas de las Guerras Púnicas (tres guerras que tuvieron lugar entre los años 264 a. C. y 146 a. C.)


Tal vez el cartaginés más conocido sea Aníbal, un general y estadista que durante la Segunda Guerra Púnica llevó a cabo algunas de las hazañas militares más audaces de la Antigüedad.


Poco antes que los cartagineses, hacia el siglo VI a.C., los GRIEGOS llegaron a la costa mediterránea para comerciar con los metales, la sal y el esparto de la Península. Fundaron colonias como Rhode (Rosas), Emporion (Ampurias), Sagunto y Hemeroskopeion (Denia).

Grecia es una región situada al sureste de Europa. Los griegos vivían en unas ciudades llamadas polis (como Atenas o Esparta), las cuales estaban dirigidas por nobles que eran los propietarios de la mayor parte de las tierras.


Este vídeo te ayudará a conocer muchas más cosas sobre los griegos:


(Historia de la Grecia Antigua. 49:21)

23 enero 2017

LAS PIRÁMIDES Y LA ESFINGE DE GUIZA


Llevamos unos días en Sociales estudiando cómo era la vida en el antiguo Egipto, hace unos cinco mil años, y nos ha llamado mucho la atención las enormes pirámides de Keops, Kefren y Micerino, así como la esfinge de Guiza, situadas todas ellas a pocos kilómetros de El Cairo.


La verdad es que sorprende que esos monumentos puedan seguir en pie después de tanto tiempo, aunque hemos visto que los efectos del tiempo y de los pueblos que conquistaron Egipto con posterioridad a la época de los faraones han hecho mella en todos ellos.


Así, nos ha sorprendido mucho ver cómo las pirámides de Keops, Kefren y Micerino, que de lejos parecen muy lisas, realmente están compuestas por inmensos bloques de piedra.



Dicen que antes había gente que escalaba las pirámides, para ver el valle desde arriba. Y la verdad es que tenía que ser muy chula la vista desde allí. Nuestro maestro nos ha puesto unas fotos de unos rusos que no hace mucho burlaron la seguridad de las pirámides y consiguieron subirse a lo alto de ellas.


El otro gran monumento de este valle es la gran esfinge de Guiza, una monumental escultura de 20 metros de altura y 57 metros de longitud que data del siglo XVI a. d C. Parece ser que representa al faraón Kefren con cuerpo de león, y aunque está bastante deteriorada, dicen que antiguamente estuvo pintada en colores muy vivos: la cara y el cuerpo de rojo, y el nemes (tocado de tela que solían usar los faraones) que cubría su cabeza con rayas amarillas y azules.


La esfinge no tiene nariz ni barba postiza debido al ataque de los mamelucos, y en parte ha llegado hasta nuestros días gracias a que la arena del desierto cubrió durante siglos su cuerpo, protegiéndola de la erosión.

20 enero 2017

LA EDAD DE LOS METALES

Terminamos hoy la serie de presentaciones correspondientes a la Prehistoria, y lo hacemos con la Edad de los Metales. ¡Esperamos que os guste!

https://drive.google.com/file/d/0B9EnEfMjTfYFVmdTQ1dTRGdSdG8/edit?usp=sharing

18 enero 2017

EL NEOLÍTICO

Hoy os dejamos la presentación correspondiente al Neolítico, que acabamos de ver en nuestra clase. ¡Esperamos que sea de vuestro interés y que os ayude a comprender un poco mejor cómo era la vida en esta época de la Prehistoria!

https://drive.google.com/file/d/0B9EnEfMjTfYFSHdnSDRlVUF6YXc/edit?usp=sharing

16 enero 2017

EL PALEOLÍTICO

Desde hace unos días estamos dando en Sociales la Prehistoria, y para comprenderla mejor nos estamos apoyando en unas presentaciones muy sencillitas. En ellas aparece de modo muy resumido cómo vivían y cuáles eran las principales costumbres de nuestros antepasados. De momento os dejamos la presentación relativa al Paleolítico, y en los próximos días colgaremos las correspondientes al Neolítico y a la Edad de los Metales.

¡Esperamos que os gusten!

https://drive.google.com/file/d/0B9EnEfMjTfYFVWxnN1ZteVMtRHM/edit?usp=sharing

13 enero 2017

QUÉ ES EL BIPEDISMO Y QUÉ VENTAJAS ADAPTATIVAS TUVO PARA LOS PRIMEROS HOMÍNIDOS

Básicamente, el bipedismo es caminar sobre los dos pies. Los seres humanos somos los únicos que nos desplazamos exclusivamente así. No obstante, homínidos tan antiguos como los Australopithecus (que vivieron hace más de 3 millones de años) ya empezaron a emplearlo, y eso lo sabemos hoy puesto que esta particular forma de locomoción implica modificaciones en las extremidades, cadera y columna vertebral que pueden observarse en el registro fósil. 



El bipedismo ofrecía a estos primeros homínidos una serie de ventajas adaptativas en la dura vida de la sabana. Por ejemplo, aunque andar sobre las extremidades inferiores implica una pérdida de velocidad, también conlleva un menor gasto de energía que caminando sobre cuatro patas. Andar erguido también minimiza la exposición del cuerpo a los rayos del sol, lo cual es una ventaja en hábitats como la sabana, muy calurosos y con escasos árboles. Eso por no mencionar que esta mayor resistencia al calor le permitía a estos primeros homínidos desplazarse incluso durante las horas de más calor, que es cuando los depredadores no están activos, reduciéndose así el peligro de sufrir un ataque de estos. Al estar menos expuestos a las altas temperaturas, se reducía mucho la sudoración, con lo que el consumo del agua era menor. Y al andar erguidos podían ver por encima de la alta hierba en las praderas y sabanas, lo que les permitía localizar a sus posibles depredadores y también a sus presas. Por último, andar les permitía mantener liberadas las manos para otras actividades (cargar objetos, defenderse con piedras o palos o transportar a las crías), lo que muy posiblemente favoreció el desarrollo de su inteligencia.

11 enero 2017

APUNTES SOBRE LA EVOLUCIÓN HUMANA. INTRODUCCIÓN

Imagina que tengo un puzle con 1.000 piezas y te doy 5, 6 o 7, al tiempo que te pido que hagas ese puzle. “Eso es imposible”, dirás con seguridad, “me faltan casi todas las piezas”. Algo parecido sucede con la evolución humana. En primer lugar, porque apenas si se han descubierto y estudiado una pequeña parte de los yacimientos que, potencialmente, existen sobre nuestro planeta. En segundo lugar, porque los restos hallados son, en la mayoría de los casos, incompletos y fragmentarios.

 
(Esqueleto fosilizado de "Lucy", un Australopithecus afarensis de 3,2 millones de años de antigüedad descubierto en 1.974 en Etiopía. Se trataba de una hembra de 1 metro de altura y unos 27 kg de peso, que contaría al morir con unos 20 años de edad (las muelas del juicio estaban recién salidas). Al parecer tuvo hijos y su cráneo es minúsculo (comparable al de un chimpancé). La forma de la pelvis, así como la articulación de su rodilla nos indican que "Lucy" andaba sobre sus miembros posteriores, lo que es un indicador formal de su evolución hacia la hominización).
Y es que si yo te pido que me hables o que te documentes en relación a algún acontecimiento histórico reciente (por ejemplo, el atentado de las torres gemelas de Nueva York, el 11 de septiembre de 2001, sucedido por tanto antes de que todos los alumnos de esta clase hubieran nacido), tú siempre podrás recurrir a alguien de tu familia, a alguna enciclopedia o a Internet, y seguro que tras un rato buscando habrás obtenido una gran cantidad de fotografías, vídeos, periódicos de la época, testimonios en primera persona de gente que estuvo allí o que incluso sobrevivieron a esta tragedia, libros, incluso tesis doctorales, etc. Sin embargo, ¿cómo podemos saber cosas de un esqueleto que acaba de ser descubierto en un yacimiento arqueológico, y que posiblemente tendrá varios millones de años? Por aquel entonces no había periodistas ni cámaras, ni por supuesto existía Internet. Para averiguar cosas sobre esos restos será necesario inferir conocimientos, a partir de lo que nos ofrecen los restos. 



Para que lo entiendas mejor, imagina la escena de un crimen: Tú eres camarero en un hotel y cuando abres una habitación determinada te encuentras de sopetón con el cadáver de un cliente. Toda la habitación está cubierta de sangre y hay sillas y papeles tirados por el suelo. Lo más probable es que salgas de allí gritando y que, al preguntarte después la policía, apenas si puedas contestar más que vaguedades: que había un muerto, que todo estaba cubierto de sangre… y poco más. Sin embargo, un detective de homicidios verá un montón de cosas nada más traspasar el umbral de la habitación (cómo ha muerto esa persona, cuántas personas lo han matado, cuál ha sido el móvil del asesinato, si el fallecido conocía a sus asesinos, etc). 
Algo parecido sucede con el científico que estudia los registros fósiles que encuentra en un yacimiento arqueológico. Donde las personas normales sólo vemos un esqueleto, ellos verán una multitud de matices que sus conocimientos y experiencia irán traduciendo con paciencia en información valiosa. Por ejemplo, gracias a la estructura y la morfología de los huesos podrán determinar, además de la edad y el sexo, el tipo de homínido que tienen delante (existen notables diferencias entre, por ejemplo, un Paranthropus robustus y un Homo neanderthalensis). Del estudio de su capacidad craneana podrán deducir su inteligencia y su potencial capacidad para desarrollar y utilizar un lenguaje. 


Sus mandíbulas les darán valiosa información acerca de cómo era su dieta (el mayor o menor desarrollo de los molares o los incisivos les indicarán si comían raíces y frutos silvestres, si ya cocinaban la carne o, por el contrario, la comían cruda). La forma de su pelvis y de los huesos de sus manos y pies les revelarán cómo era su locomoción (¿Era arborícola?, ¿Era bípedo?). 

Encontrar junto a ese esqueleto restos de determinados animales (cabras, perros, cerdos) serán indicadores fiables de que ya domesticaban determinadas especies, al tiempo que les mostrará el surtido de animales que conformaban su dieta. Los posibles restos de fibras les dirán el tipo de ropa que usaban, cómo la confeccionaban, etc. La presencia de semillas, utensilios y herramientas serán la prueba de que ya eran rudimentarios agricultores, y/o qué ya tenían capacidad para construir objetos. La posición del esqueleto, así como la presencia de objetos funerarios asociados, les indicarán su relación con la muerte y la presencia o no de ciertos sentimientos religiosos… Y así podríamos seguir durante un buen rato, pero creo que lo dicho hasta ahora ya es suficiente para que nos hagamos una idea de lo difícil y apasionante que es este mundo que nos disponemos a iniciar en clase: la evolución del hombre. En concreto, su paso por la Prehistoria.