28 marzo 2018

ENTREVISTA A NUESTRA COMPAÑERA LIDIA


Hola, buenos días. Estamos aquí para hablarles de una alumna de 6º llamada Lidia, compañera nuestra, que acaba de proclamarse subcampeona de España de la categoría alevín de natación.


A continuación, le haremos unas preguntas:

P: ¿Por qué empezaste a hacer natación, con todos los diversos deportes que hay?
R: Porque tengo un problema en la espalda y el médico me aconsejó hacer natación, para en un futuro evitar el corsé.
P: ¿Cuándo empezaste a hacer natación?
R: Cuando tenía 3 años.
P: ¿Qué te gusta de la natación?
R: Me gusta porque me relaja.
P: ¿Cuándo comenzaste a competir?
R: Empecé a competir en enero de 2018.
P: ¿Qué es lo que más te gusta de competir?
R: Que conoces a gente nueva y haces amigos. También algunas veces te puedes traer medallas o trofeos.
P: ¿Hay mucha competencia entre tus compañeras y tú?
R: No, porque todos en las competiciones intentamos ayudarnos lo máximo posible.
P: ¿Cuántos trofeos y medallas has ganado?

(Nuestra campeona Lidia junto a Ángela y Manuel, autores de esta entrevista) 

R: He ganado 3 medallas. Una en competición a nivel de España, 2 medallas en un Open de Adaptada y 1 trofeo a nivel de España.
P: ¿Te ha apoyado mucho tu familia en este deporte?
R: Sí, ellos me han ayudado mucho.
P: ¿Qué diferencia hay entre natación adaptada y natación regular?
R: La natación regular son los niños que no tienen discapacidad, y natación adaptada son los niños que tienen alguna discapacidad.

Esperamos que sigas ganando muchas competiciones y que la próxima vez quedes campeona de España.

(Detalle del trofeo ganado por Lidia)

Redactores: Ángela y Manuel

21 marzo 2018

KRAKATOA Y SURTSEY


Un ejemplo de la extraordinaria capacidad de los seres vivos para “colonizar” y formar nuevos ecosistemas la tenemos en la famosa explosión de la isla de Krakatoa, en 1883. Ese año, la isla estalló literalmente, como consecuencia de una espectacular erupción volcánica. 


Dos meses después, algunos científicos desembarcaron en los restos de la isla, y tras echar una ojeada a la capa de ceniza y piedra que la recubría, determinaron que estaba desierta. 

 (Dimensión actual de la isla, comparada con la que tenía antes de la erupción de 1883)

Sin embargo, durante los meses siguientes la vida comenzó a reaparecer, y en posteriores visitas los científicos encontraron algunas briznas de hierba e incluso una araña. En 1889 la isla ya estaba habitada por un gran lagarto y había muchos insectos. En 1896 se documentó la presencia de aves y en 1908 (25 años después de la gran erupción) la isla entera estaba de nuevo cubierta de vegetación. En 1933 se emprendió una gran investigación que determinó que en la isla habían reaparecido aproximadamente el 60% de los animales y casi todas las especies vegetales que habitaban allí antes de la erupción del Krakatoa.

 (El Krakatoa en la actualidad)

Otro ejemplo similar lo encontramos en la isla de Surtsey, que surgió frente a la costa de Islandia en 1963. 


Al igual que la isla de Krakatoa no albergaba ningún tipo de vida, pero a los seis meses se atrapó en ella a una mosca y se encontró en su litoral las primeras señales de vegetación costera. Hoy, la isla de Surtsey conforma un rico ecosistema de plantas y animales.

 (La isla de Surtsey, durante la erupción volcánica)

La razón principal de la colonización de nuevos hábitats es que tanto los animales como las plantas se desplazan continuamente hacia nuevas zonas. Así, por ejemplo, sabemos que las semillas de muchas plantas pueden ser transportadas por las corrientes de aire o por numerosos animales (como los insectos y las aves). Lógicamente, las islas de Krakatoa y de Surtsey se poblaron con animales y plantas procedentes de zonas próximas.