23 febrero 2017

LAS CRUZADAS




Las Cruzadas comienzan en el año 1096, cuando el papa Urbano III llama a los cristianos a conquistar Palestina, y consistieron en una serie de batallas que se extendieron durante casi doscientos años, hasta 1291. 


Todo comenzó con Urbano III, que prometió un lugar en el cielo a todos los caballeros y soldados cristianos que liberaran Jerusalén de manos musulmanas. No hay que olvidar que esta ciudad es considerada para los cristianos (pero también para los judíos y musulmanes) como “Tierra Santa”. 

(Asedo de Antioquía)
Por ese motivo, miles de peregrinos se desplazaban hasta allí todos los años, emprendiendo largos viajes llenos de dificultades, con la esperanza de que Dios perdonase así sus pecados. Luego, a la vuelta, retornaban a sus casas con recordatorios de su peregrinación.

(Toma de Jerusalén)
Pues bien, estas visitas a “Tierra Santa” se interrumpieron con la conquista de Palestina por los musulmanes. Sin embargo, no todas las personas se enzarzaron en combates durante estos años. También hubo comerciantes que supieron ver en las Cruzadas una oportunidad de intercambiar mercancías y ganar dinero. Esto hizo que floreciera el comercio en ciudades como Venecia, Pisa o Génova, donde el intercambio de productos europeos y orientales fue intenso y enriquecedor, y supuso la apertura de nuevas rutas comerciales con ciudades como Constantinopla.

No hay comentarios: