11 marzo 2015

LA GUERRA DE SUCESIÓN



En 1700, Carlos II muere dejando como sucesor a Felipe V, de la casa de Borbón, que era la dinastía que reinaba por entonces en Francia. Esto hace que algunos países europeos como Inglaterra y Austria comiencen a intuir las consecuencias nefastas que podrían tener para ellos una alianza entre Francia y España. Por este motivo, proponen un rey de la casa de Austria como sucesor al trono de España. Es decir, hay dos candidatos:

(El archiduque Carlos, que era de origen alemán)
(Felipe de Anjou, que era de origen francés)
Como es lógico, los países europeos apoyaron a uno u otro candidato, dependiendo de sus intereses. España también se dividió en dos bandos: Castilla, que apoyó al candidato francés, y Aragón, que apoyó al candidato alemán. Estas diferencias dieron origen a la Guerra de Sucesión, que fue tanto una guerra internacional como una guerra civil. 
La guerra se prolongó hasta 1713, cuando se reconoció la victoria de Felipe de Anjou en el Tratado de Utrecht.
Como contrapartida, el nuevo rey (que accedió al trono con el nombre de Felipe V) tuvo que ceder parte de sus territorios en Europa a Austria e Inglaterra.
 

Felipe V estableció una nueva forma de gobierno: la monarquía absoluta. En ella, el rey reunía todo los poderes del estado, y eso hizo que uniformizara todos los territorios de España. 

Aprovechando la derrota de la Corona de Aragón en la guerra de Sucesión, suprimió sus leyes e instituciones, y promulgó los Decretos de Nueva Planta que supusieron el fin de las Cortes de Cataluña, Aragón, Valencia o Mallorca. No hizo lo mismo con otras zonas de España, como los fueros de Navarra y el País Vasco, pues estos territorios sí lo habían apoyado durante la guerra.

Os dejamos a continuación un interesante vídeo acerca del reinado de Carlos II, en el que podrás comprender en profundidad los motivos que llevan al fin de los Austrias y al inicio de la dinastía de los Borbones en España.


No hay comentarios: