25 marzo 2015

A VUELTAS CON EL TIEMPO (Y LAS HORAS)

Hoy hemos visto en clase de Sociales la importancia que tiene la electricidad en nuestras vidas. Y es que prácticamente todo lo que hay en nuestros hogares funciona con electricidad (frigorífico, horno, lavadora, vitrocerámica, calefacción, etc). Dicho esto, no resulta difícil imaginar cómo sería un día cualquiera en nuestras casas si la electricidad no existiese. Posiblemente se parecería bastante a la vida que llevaban hace años nuestros bisabuelos y tatarabuelos, cuando en muchos pueblos apenas había alumbrado en las calles y en las casas se utilizaba el carbón y la leña para cocinar y calentarse. Como es lógico, esta ausencia de electricidad se traducía en una diferencia en los hábitos de vida (por ejemplo, como no había luz eléctrica en las casas, las familias se acostaban muy temprano en invierno, y no era raro que a las siete o las ocho de la tarde todos estuvieran ya en la cama). En estos casos (en el que la mayoría de las familias no disponía de luz artificial), era la luz del Sol la que regulaba las diferentes actividades de las personas.

Esto último nos ha llevado a pensar en las diferencias tan grandes que hay en lo que respecta al número de horas de luz que existen entre las diferentes zonas de nuestro planeta. Así (tomando como punto de partida el día 21 de diciembre, que es cuando tuvo lugar el solsticio de invierno este año), en La Solana vemos que hubio casi nueve horas y media de luz solar, pues el Sol salió a las 8:31 y se puso a las 17:57. Esto contrasta muchísimo con la situación que se vivió en Reikiavik (capital de Islandia), donde las horas de Sol apenas si fueron cuatro (¡¡¡el Sol salió a las 11:23 y se puso a las 15:30!!!). 

Este contexto es totalmente diferente al ocurrido medio año antes (en concreto, el 21 de junio, cuando tuvo lugar el solsticio de verano). En ese caso, en La Solana el Sol salió a las 6:50 y se puso a las 21:46, con lo que las horas de luz casi llegaron a las 15. No está mal, pero resultan pocas si las comparamos con las más de 21 horas de luz solar de Reikiavik (allí el Sol salió antes de las 3 de la madrugada y no se volvió a poner hasta pasada la medianoche). 

Para ver a qué hora sale el Sol y se pone en Ciudad Real (y en cualquier ciudad del mundo), pincha sobre la siguiente imagen.

http://espanol.weather.com/climate/sunRiseSunSet-Ciudad-Real-SPXX0023:1:SP?month=6

Muy relacionado con esto último está la hora relativa que hay ahora mismo en cada lugar de La Tierra. Así, mientras que aquí (La Solana, Ciudad Real) son ahora las 11:03 de la mañana, en Nueva York (USA) son las 5:03. Y en Wellington (capital de Nueva Zelanda), las 23:03. Es decir, que en este preciso instante, mientras nosotros estamos en la escuela dando Sociales, los niños en Estados Unidos todavía no se han levantado, y en Nueva Zelanda ya están en la cama, pues allí hace ya horas que se hizo de noche.

Para comprender mejor en qué zonas de nuestro planeta es de día y de noche a cualquier hora puedes consultar el siguiente Reloj Mundial y Mapa de los Husos Horarios (pincha sobre la imagen para entrar).

http://24timezones.com/reloj_hora_exacta.php

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Profe Jose como te lo curras!
Me parece muy interesante.

iris dijo...

super guay

Anónimo dijo...

super chulo

Anónimo dijo...

Sin palabras!!
Super chulo e interensante
Jose un 10!

Elena Gómez González dijo...

me encanta sin palabras