16 marzo 2010

EL HUEVO QUE BOTA

El otro día nuestra compañera Emma trajo de casa una botella de vinagre y un huevo, para realizar en clase el experimento del huevo que bota. En teoría el huevo debía estar un par de días sumergido en vinagre, pero nosotros lo hemos tenido nueve o diez. El resultado es que el huevo ha duplicado su tamaño, y presenta una apariencia de goma. Pero mejor lo veis con vuestros propios ojos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estaba muy chulo el experimento.
Nos salió muy bien. ¡¡¡Y el huevo botava de verdad!!!!


CARLOS

Anónimo dijo...

Estuvo muy bien aunque olía muy mal.


ELENA