17 enero 2007

UNA HISTORIA DE MIEDO


Hay una leyenda en la Ermita de San Sebastian. Os la contaré: todos sabéis que por las noches está cerrada con llave y cerraduras durísimas. Es porque por la noche algo o alguien ronda por dentro y se escuchan ruidos extraños. Unos dicen que son los cuervos, otros un gato, otros un perro. Pero en realidad ni es humano ni animal. El abuelo de Paul sabe el secreto y nos lo dijo, porque, de pequeño, se coló una noche en la Ermita. Solo nos dijo una cosa: Que no entráramos jamás?. Pero no le hicimos caso.

Un día por la tarde, antes de que anocheciera, nos preparamos y nos colamos. Cuando se hizo de noche nos escondimos. Estuvimos en vela toda la noche hasta que oímos un gran terremoto y vimos cómo se había abierto un pasadizo, del cual salía algo. Cuando se fue nos preguntamos quién era o qué, pero sin pensarlo dos veces entramos en el pasadizo. Todo estaba muy oscuro, pero traíamos una linterna. Vimos que allí­ había dos tumbas. Habí­a un montón de huesos. Por muy mentira que os parezca es la verdad. Entonces vimos que el extraño ser volvía, así­ que salimos de allí­ pintando leches. Desde entonces no he vuelto a mirar la ermita sin sentir un poco de miedo.

1 comentario:

cenachero dijo...

Me ha gustado mucho esta historia. ¡qué imaginación!, yo jamás hubiese entrado en esa Ermita ni con la imaginación.

Que guay tiene que ser vuestro cole, los profes deben ser muy enrrollados para hacer actividades tan chulas.
Bueno, pues nada, seguir trabajando en la página esta porque me gustan mucho las historias.

Un saludo,

Paquito de 6ºA del Colegio Zambrana en Málaga.